Muere el mítico portero Gordon Banks, quien frenó a Pelé en México 70

Pelé y Gordon, protagonizaron una acción, en el Estadio "Jalisco", donde el inglés atajó un remate de cabeza que el brasileño cantaba como gol

DeportesInternacional

LONDRES –

“Marqué el gol, pero Gordon Banks lo paró”. Esta frase, pronunciada por el rey Pelé, es casi tan célebre como la parada milagrosa protagonizada en 1970 por el arquero de Inglaterra, Campeón del Mundo cuatro años antes y fallecido este martes a los 81 años.

Para muchos fue simplemente “la parada del siglo”. Aquel 7 de julio de 1970, en el Estadio “Jalisco” de Guadalajara, el genio brasileño estuvo a dos dedos de marcar un gol muy parecido al que lograría semanas más tarde en la Final de la misma Copa del Mundo contra Italia.

Pelé saltó a una altura increíble para rematar con la testa un centro de Jairzinho, el balón picó a toda velocidad en el suelo y Banks, con unos reflejos espectaculares, voló al poste para despejar a córner.

“Escuché a Pelé gritar ‘gol’ tras el cabezazo”, contó más tarde Banks, que desde diciembre de 2015 sufría un cáncer de riñón, según varios medios británicos.

“Gordon falleció en paz esta madrugada”, señaló su familia en un comunicado publicado este martes por uno de sus antiguos clubes, el Stoke City.

“Estamos devastados por su pérdida, pero tenemos muchos recuerdos y no podemos estar más orgullosos de él”, añadió. ​

La de Pelé, no fue la mejor para él.

Sin embargo Banks no consideraba aquella parada contra Pelé la mejor de su carrera.

“No, fue un penal lanzado por Geoff Hurst con el Stoke en semifinales de la Copa de la Liga de 1972”, declaró en 2016.

Gracias a esta parada, a cuatro minutos del final a un tiro muy potente del legendario atacante inglés, autor de un triplete en la final del Mundial 1966 ante Alemania Federal (4-2), el Stoke se clasificó para la final, que ganó contra el Chelsea en Wembley (2-1).

Fue el segundo y último trofeo ganado en clubes por Banks, tras una primera Copa de la Liga con el Leicester en 1964.Unos meses después su carrera se paró de manera abrupta. Cuando tenía 33 años perdió la vista de su ojo derecho debido a un accidente de coche, lo que le obligó a retirarse.

Vendió su medalla

Leyenda en Inglaterra en una época en la que el fútbol estaba lejos de ser el gran negocio que es actualmente, Banks se vio obligado, como otros héroes del 66, a vender su medalla de campeón mundial para ayudar a sus tres hijos a comprar una casa.

Presidente honorífico del Stoke de por vida, su fama le acompañó hasta el final.

Fue uno de los últimos portadores de la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Agencia / Vox Populi Noticias

Comentarios
Close
Close