Detienen a rabino acusado de esclavizar a mujeres y niños

El judío ultraortodoxo fue detenido junto a ocho féminas sospechosas de colaborar con él en un complejo residencial de Jerusalén

InternacionalLa Roja

Jerusalén, Israel / Redacción:

Un rabino sospechoso de mantener bajo condiciones de esclavitud a decenas de mujeres y a sus hijos menores en un complejo residencial de Jerusalén, donde actuaba como un supuesto líder de culto, acabó arrestado por la Policía israelí.

El religioso, judío ultraortodoxo de unos 60 años, terminó detenido junto a ocho mujeres sospechosas de cooperar con él, después de que otras que residieron en el pasado en las mismas instalaciones denunciaran casos de vejaciones ante los cuerpos policiales.

Este era el líder de “una comunidad cerrada” que funcionaba como un seminario de estudio religioso, donde vivía desde hace años con unas 50 mujeres “aisladas de la sociedad y sus familias”.

Te puede interesar: Acribillan a familia completa en Acámbaro, Guanajuato

Éstas estaban sujetas a “condiciones de esclavitud” junto a sus hijos -a los que mantenía encerrados-, “las castigaba de distintas maneras y robaba su dinero”, concretó un portavoz policial en un comunicado.

Las mujeres debían trabajar en oficios aprobados por el rabino, y entregarle una parte de su salario, añadió el diario Haaretz.

Según este medio y el digital local Ynet, que citan fuentes policiales, el sospechoso también las explotó sexualmente y pudo haber abusado de los niños, de entre cinco y once años, que tras la operación policial fueron llevados a un especialista en protección infantil para esclarecer los hechos.

En la audiencia que este mismo lunes extendió su arresto durante siete días, la Policía argumentó que estas debían tener permiso para realizar cualquier tipo de actividad, le tenían que consultar e incluso requerían su aprobación si necesitaban recibir atención médica o ir al hospital.

Te puede interesar: Roban a camioneros 16 Land Rover en autopista de Veracruz

Inicialmente, al acceder a la comunidad, se las trataba bien, pero las amenazas y el maltrato físico y psicológico se hacían presentes a medida que avanzaba su integración en el grupo.

Entre los malos tratos, señaló un agente policial en la vista judicial de hoy, se les ponía los dedos al fuego “para que entendieran cómo es el infierno”.

Al religioso ya lo habían detenido en 2015 por sospechas similares, pero se le dejó en libertad después de que varias mujeres testificaran a su favor.

Agencia EFE / Vox Populi Noticias

Comentarios
Close
Close