Morder y comerse las uñas, conducta que podría causar la muerte

Onicofagia, es el término clínico para este trastorno, se puede presentar hasta en el 60 por ciento de la población

Nacional

Ciudad de México/Redacción:

Lejos de parecer inofensivo morder y comerse las uñas es un trastorno que podría causar implicaciones que lleven hasta la muerte.

Monserrat es una mujer que padece este trastorno hace 20 años, y dijo que “desde que estaba pequeña como desde la primaria Cuando estaba en situación de estrés, cuando estaba en exámenes o así, o cuando paso mucho tiempo sin comer me da mucha ansiedad y ya me las muerdo. A veces me lastimo un poquito y me duele”.

El término clínico que recibe este trastorno es de Onicofagia, que aunque pudiera parecer inofensivo, pero llevado al exceso puede ir más allá de lo estético, Especialistas advierten que morderse las uñas puede provocar consecuencias irreversibles, ya que los dedos son un hábitat perfecto para las bacterias.

Además, Carlos Aboites, Coordinador Auxiliar de hospitales delegación del Estado de México del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explico que “la saliva tiene muchas más bacterias que alguna otra parte del cuerpo, incluso alguna otra superficie. Es raro, no es tan común, sin embargo, comerse las uñas puede tener algunas implicaciones que lleven hasta la muerte, por ejemplo, la sepsis, que es una infección a nivel torrente sanguíneo que afecta a varios órganos del cuerpo. Obstrucción del tubo digestivo que va a requerir posteriormente cirugía”.

Te puede interesar:Cancelan FIESTAS PATRIAS en municipios gobernados por el PAN

Así mismo, dijo que morderse las uñas provoca malformaciones en los dientes, debilita el esmalte y ocasiona la perdida del crecimiento de la uña.

Monserrat, afirmó que “los dedos por ejemplo a mí se me achataron, se ven como gorditos de arriba y flaquitos de abajo y la uña como que te crece más débil. Sí me ha sangrado, sí me avergonzaba. Es como ya no voy a enseñar mis manos”.

Carlos Aboites comento que “ha habido casos de amputación del dedo hasta la mano, o el brazo, dependiendo también de cuánto esté avanzado esta enfermedad”.

En el caso de Monserrat ha intentado quitarse el hábito con barnices especiales, incluso sus padres le pegaron chicle en los dedos, sin embargo es recomendable ir con un especialista que ayude a tratar este tipo de trastorno.

Finalmente Monserrat asegura que “espero no quedarme sin uñas. Son soluciones que de momento funcionan, el chile no te va a quitar la ansiedad o te va a dar salud mental, sino que esto es como origen de algo más allá y por eso voy al psicólogo”.

Agencias Vox Populi Noticias

Comentarios
Close
Close