Padre torturaba, cortaba y esclavizaba a su NIÑO; vivía un INFIERNO

Lo golpeaban con alambre de púas, le cortaban las manos, introducían por su boca un palo de escoba hasta llegar a su garganta, lo dejaban sin comer y lo obligaban a dormir afuera

La RojaNacional

Estado de México/ Redacción:

Un niño sufrió las peores torturas a manos de su propio padre y su madrastra, Juanito vivía como un esclavo, hasta que huyó de casa para pedir ayuda a su abuela. Hoy su historia suena a un solo grito #JusticiaParaJuanito, y es que, cuando el niño relató el infierno en el que vivió, todo Temoaya se llenó de indignación.

Trasciende que el pequeño vivía con su papá y su madrastra en San José Buena Vista El Grande, municipio de Temoaya. Ahí habitaba con su papá Santos ‘N’ y su madrastra, Tania ‘N’, quienes lo sometían a horribles castigos si no cumplía con las ventas diarias.

Cuando Juanito escapó, una denuncia anónima por medio de redes sociales dio a conocer su historia, para que las autoridades hicieran algo, la lista de todos los castigos que el niño sufría diariamente, le quita la respiración a cualquiera.

En la denuncia señalan: “le pegaban con un alambre de púas, le cortaban las manos, lo jalaban de los cabellos, también lo dejaban sin comer y lo bañaban con agua fría”.

Justicia para Juanito

Te puede interesar: Menor violada, perseguida y amenazada decide ahorcarse

Además de las torturas, no lo alimentaban, le hacían comer las sobras que la pareja dejaba en el plato y las arrojaban al suelo. Lo enchilaban moliendo el chile y tirándolo al piso para que el niño lo lamiera y todo eso por intentar agarrar comida.

En una ocasión, por tomar una manzana, fue torturado metiéndole un palo de escoba hasta llegarle a la garganta.

Así mismo, Juanito tenía que cumplir con largas jornadas de trabajo y lo hacían dormir afuera de la casa, debajo de un lavadero. Le cortaban las manos con un cuchillo si no vendía todo lo que le pedían.

Cabe recalcar que la madre del menor ya había denunciado el abuso por parte del padre, pero él y la madrastra nunca se presentaron y ayudados de sobornos, se quedaron con la custodia del niño.

Finalmente, cuando el pequeño escapó, ambos desalmados se vieron descubiertos y huyeron, las autoridades andan tras ellos. Ahora, el gobierno Municipal de Temoaya, informó que personal del DIFEM, ya le brindó ayuda médica y psicológica a Juanito.

 

Comentarios
Close
Close