¿Por qué nos pone en peligro el beso blanco?

No se trata de juzgar, recordemos que en la sexualidad mucho tiene que ver las ideas que hemos aprendido o que nos han inculcado

Salud y Belleza

Redacción:

Cuando nuestra vida sexual cae en la rutina, buscamos de todo para darle un nuevo sabor, nuevas posiciones sexuales, quizá algunos juguetes íntimos y entre todo eso puede aparecer el famoso beso blanco.

Cuando se practica sexo oral, mientras hay hombres a los que no les interesa, otros disfrutan ver cómo su pareja se traga el semen, pero hay otros que lo llevan a un extremo muy peculiar, pues en un beso lo pasan a su pareja.

El beso blanco es eso, que tu pareja eyacule en tu boca y que después tú le pases el semen en un beso en la boca.

No se trata de juzgar, recordemos que en la sexualidad mucho tiene que ver las ideas que hemos aprendido o que nos han inculcado. ¿Es un peligro de salud? Sí, pero si insistes en disfrutarlo, hay formas de cuidarse.

El gran peligro radica en el que el semen es un fluido que puede transmitir varias enfermedades de transmisión sexual como lo son la clamidia, la gonorrea, la sífilis, el virus del papiloma humano, VIH y las hepatitis B y C, entre otras. El riesgo aumenta cuando quien coloca el semen en la boca tiene alguna herida bucal.

La práctica adquirió popularidad tras realizarse en varias películas para adulto. Es una fantasía, pero realmente no tiene relación con los orgasmos, es algo que se da más por cuestiones emocionales, físicamente no nos brinda nada más que el riesgo de una enfermedad.

Debemos recordar también que ni esta ni otra práctica sexual puede ser forzada. Muchas veces sentimos que nuestra pareja se irá si no hacemos lo que pide o por problemas de autoestima no mostramos la voluntad para negarnos a algo que nos parece incómodo, arriesgado, peligroso o simplemente desagradable. Quien te obliga, no te ama.

 

Comentarios
Close
Close