Dan 6 meses de prisión a mujer china que entró a Mar-a-Lago

En el club de Palm Beach, el Presidente de Estados Unidos tiene su residencia privada y está estrictamente prohibida la entrada sin un permiso

Internacional

Miami, Florida / Redacción:

Una mujer china que entró sin permiso al club Mar-a-Lago de Palm Beach, donde el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene su residencia privada, terminó condenada a seis meses de cárcel este viernes por oponer resistencia cuando resultó detenida.

El juez Mark Eissey impuso sentencia a Jing Lu, de 56 años, quien lleva detenida desde el 18 de diciembre pasado, tiempo que se le descontará de la pena, según documentos judiciales.

El pasado miércoles un jurado declaró a Jing no culpable de haber entrado en propiedad privada, pues consideró que no cometió un delito sino un “error”, pero, por el contrario, la declaró culpable de resistirse a la detención.

Ni el Presidente ni su familia estaban en Mar-a-Lago, en Palm Beach, ciudad a unos 100 kilómetros al norte de Miami, el día en que Jing entró y se dedicó a tomar fotografías hasta que resultó detenida.

Te puede interesar: Joven descubre la muerte de su vecino gracias a un raro líquido negro

En 2019 resultó detenida otra ciudadana china que ingresó ilegalmente a la residencia del presidente en el sureste de Florida.
En marzo de ese año Yujing Zhang resultó detenida tras intentar ingresar a áreas de acceso restringido en Mar-a-Lago. A la mujer se le encontraron cinco teléfonos celulares, varias tarjetas de memoria, un computador portátil, un disco duro portátil y un artefacto capaz de detectar cámaras ocultas.

En noviembre pasado terminó condenada a ocho meses de prisión por violación a la propiedad privada y hacer declaraciones falsas a agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos.

Más recientemente, a fines de enero, resultó detenida a Hanna Roemhild, de 30 años, cantante de ópera y residente en Connecticut, EU, por pasarse dos controles de seguridad con su vehículo cerca del ingreso a Mar-a-Lago y escapar de la Policía a toda velocidad.

Según dijeron sus abogados al juez del caso el pasado viernes, Roemhild tiene un historial de problemas mentales y dos expertos consultados consideran que no es apta para terminar sometida a juicio y debe ser ingresada en un hospital psiquiátrico.

EFE / Vox Populi Noticias.
Comentarios
Close
Close